Español

¿Cómo elegir un servidor de red para tu empresa?

Updated on jul 23, 2022
69

Servidores de Rack de FS

Los servidores de red son un componente clave en las redes empresariales porque proporcionan una variedad de servicios y realizan tareas vitales. Muchas aplicaciones empresariales actuales incluyen redes basadas en servidores, desde pequeñas empresas hasta empresas a gran escala. El servidor adecuado contribuirá en gran medida al rendimiento de la empresa, ¿cómo elegir el más adecuado? Sigue leyendo este artículo para encontrar las respuestas.

 

Cuatro cuestiones importantes para la compra de un servidor empresarial

La selección de un servidor de red es siempre una experiencia compleja. Antes de empezar a elegir el servidor de red debes examinar los requisitos de tu empresa, a continuación, presentamos cuatro cuestiones que debes considerar.

1. ¿Qué tipos de cargas de trabajo vas a ejecutar?

Las cargas de trabajo que ejecutará tu empresa determinan el rendimiento, la fiabilidad y el volumen que debe tener el servidor. Hay distintos tipos de carga en función del tipo de empresas, desde las pequeñas hasta las que están en expansión, esta diversidad se traduce en diferentes requisitos de los servidores de red. A la hora de tomar una decisión, deberás considerar qué funciones desempeñarán los servidores de red.

¿Los servidores van a controlar equipos periféricos compartidos por el ordenador, como impresoras y escáneres? Si es así, sólo necesitarás un dispositivo de baja potencia, y un ordenador antiguo puede actuar también como servidor de impresoras. ¿Necesitas alojar un sitio web con un servidor web? Un servidor web entrega contenidos web, como páginas HTML, archivos, imágenes y vídeos en respuesta a HTTP. Los componentes de hardware y software determinarán el rendimiento de tu sitio web, por lo que deberás analizar el tráfico, el ancho de banda y la estructura utilizada para construir tu sitio web con tu desarrollador.

¿Cómo funciona el servidor web?

En el caso de los servidores de aplicaciones, la elección de un servidor apropiado es mucho más compleja. El servidor de aplicaciones atiende a aplicaciones con características complejas, como las transacciones distribuidas y la mensajería. Tiene una mayor capacidad de utilización de recursos que un servidor web y puede requerir un gran almacenamiento.

¿Cómo funciona el servidor de aplicaciones?

Cuando las empresas ejecutan servicios de correo electrónico con un servidor de correo, se sugiere un servidor dedicado con suficiente almacenamiento y fiabilidad de hardware para un funcionamiento óptimo. Los servidores que ejecuten videojuegos o manejen la minería de datos requerirán mucha potencia de procesamiento. Si tu empresa presta servicios de base de datos a otros servidores, se sugiere utilizar una CPU rápida y un hardware de alto rendimiento, independientemente de que se utilice MySQL, SQLServer u Oracle.

2. ¿A cuántos usuarios tendrán que servir las aplicaciones?

El número de usuarios que dependen de tus servicios es un factor crítico a tomar en consideración, normalmente, determinará qué tipo de CPU de servidor y cuánto almacenamiento se necesitará para la especificación del servidor.

Hay varias cuestiones que hay que evaluar: ¿Cuál es la cantidad media de usuarios en un marco determinado? ¿Cuántos usuarios concurrentes hay? ¿Cuál es el mayor volumen de usuarios que utilizan el servidor? Ten en cuenta los picos de tráfico si quieres evitar la ralentización del sitio web a medida que crece el número de usuarios del servidor. Además, debes predecir la demanda futura y hacer un plan de crecimiento de usuarios lo más preciso posible, de este modo, a medida que tu negocio crezca, tus servidores de red puedan soportar más y más usuarios.

3. ¿Qué capacidad necesitas?

Una vez que sepas qué tipos de cargas de trabajo vas a ejecutar y a cuántos usuarios servirán las aplicaciones, puedes calcular la cantidad de capacidad que necesitarás. Hay que tener en cuenta dos aspectos: ¿Cuál es la capacidad necesaria para todos los tipos de servicios? ¿Y en el futuro próximo (2 o 3 años)? Para responder a estas preguntas, calcula el volumen ocupado por el sistema operativo, la instalación de las aplicaciones, la base de datos, el correo, etc. Multiplica la capacidad por el número previsto de usuarios y haz una predicción del crecimiento en 2 o 3 años. Finalmente, multiplica el valor por un factor de alrededor de 1,5 en el caso de la copia de seguridad de los datos y el funcionamiento de los archivos.

4. ¿Cuál es tu presupuesto?

Tu servidor debe satisfacer las necesidades de la red pero también debe atenerse a tu presupuesto. Por lo general, cuanto más complejas sean las tareas que requiere tu empresa, más costará el servidor. Además, no sólo debes tener en cuenta las necesidades actuales de tu negocio, sino que también tienes que predecir los requisitos a largo plazo. Compara las ventajas y desventajas asociadas con la compra de un servidor más caro así como las relacionadas con la adquisición de un servidor más barato.

Servidor más barato Servidor más caro
  • El servidor puede estar desconectado durante periodos de tiempo;

  • El servidor no es necesario para la realización de cargas de trabajo críticas;

  • Las cargas de trabajo requieren poca potencia;

  • No se necesitan características redundantes, como RAID o el Ethernet dual;

  • El servidor no hospeda (host) tráfico pesado, como e-commerce u otros recursos de cara al cliente.

  • El servidor tiene que estar online 24/7;

  • El servidor portará múltiples cargas de trabajo complejas de forma eficiente, como el análisis de macrodatos;

  • Se necesitan características redundantes, como RAID y el Ethernet dual;

  • El servidor se utilizará para el tráfico crítico.

Por supuesto, el coste de un servidor también vendrá determinado por la marca, ya que los distintos proveedores y fabricantes ofrecen diferentes precios. Por lo tanto, te conviene realizar una comparación entre los servidores de diferentes proveedores. A continuación, te explicamos qué debes tener en cuenta.

 

Elige las especificaciones del servidor según las necesidades de tu empresa

Después de responder a las cuatro cuestiones del apartado anterior, aquí vienen las principales consideraciones para los servidores de red: en el sitio o en la nube, factor de forma, CPU (procesador), RAM (memoria), y el disco duro (almacenamiento).

In situ o en la nube

La diferencia más significativa entre los servidores in situ y los servidores en la nube radica en el coste y la gestión. Los servidores in situ parecen más rentables para las pequeñas y medianas empresas, ya que los dispositivos se almacenan y gestionan en tu propio espacio. Sin embargo, requieren un soporte informático dedicado y son susceptibles a la pérdida de datos en situaciones de desastre. Es más, si tu empresa tiene espacio limitado, el despliegue de un servidor físico en tu oficina puede ser inapropiado, pero los costos de la nube suben con el crecimiento de la actividad. Lo más probable es que las empresas acaben por trasladar las infraestructuras de red a sus propias instalaciones. Si te decides por un servidor in situ, debes tener en cuenta los componentes de hardware de los servidores.

Factor de forma

Los servidores de red están disponibles en tres factores de forma principales: servidores en rack, servidores blade y servidores en torre. El de rack proporciona una gran flexibilidad, ya que permite instalar varios servidores en la misma bahía, utiliza eficazmente el espacio y es fácil de ampliar a medida que aumenta la actividad, por lo que es inmensamente popular entre las empresas. El artículo: Servidor Blade vs. Servidor de Rack vs. Servidor de Torre explica más detalladamente las diferencias entre estos tipos.

CPU del servidor

La unidad de procesamiento central (CPU, central processing unit), también llamada procesador, está considerada como el cerebro del servidor. Cuanto más rápida sea la CPU, más programas podrá ejecutar el servidor y más rápidamente. La reconsideración de las cuestiones anteriores puede ayudarte a tomar una decisión acertada.

Si estás empezando tu negocio y el presupuesto es ajustado, es un desperdicio pagar por un rendimiento que realmente no necesitas. Si vas a ejecutar SQLServer, MySQL u Oracle y a tener cientos de usuarios simultáneos, deberías elegir un servidor de alta frecuencia o servidores de múltiples procesadores en caso de una carga pesada. Muchos proveedores de servidores ofrecen servidores con una o dos CPUs, ciertamente, las CPUs múltiples tienen un funcionamiento más satisfactorio que una sola CPU. Los servidores FS están integran procesadores multi-núcleo Intel® Xeon®, con opciones de 2 CPU y 4 CPU.

Son opciones óptimas para las cargas de trabajo críticas para la empresa, la virtualización, la hiperconvergencia, las bases de datos, el procesamiento empresarial y las aplicaciones de centros de datos con uso intensivo de datos y cuyos requisitos de espacio y rendimiento son muy exigentes.

CPU del servidor

RAM del servidor

La elección de la RAM del servidor deberá efectuarse en función de las aplicaciones que pretendas ejecutar en el servidor y del número de usuarios que quieras abastecer. Si hay poca RAM en el servidor, las aplicaciones utilizarán la memoria virtual de la unidad de almacenamiento, que es más lenta. Así pues, con tal de evitar que la red responda con lentitud, la mejor práctica es maximizar la cantidad de memoria.

La memoria RAM suele oscilar entre los 2 GB y los 64 GB. Cuando se trata de tareas informáticas cotidianas, como navegar por Internet, enviar correos electrónicos, escuchar música o ver vídeos, 8 GB de RAM serán suficientes. Pero cuando el servidor requiera una gran cantidad de RAM, especialmente los servidores de caché dedicados como squid, varnish o memcached, deberías considerar la posibilidad de añadir la mayor cantidad de RAM posible. No existe tal cosa como demasiada RAM para el servidor, sin embargo, sugerimos que las empresas con un presupuesto más reducido consulten a un experto en TI para averiguar la RAM correcta para el funcionamiento de su red.

Disco duro

La selección del disco duro del servidor puede ser compleja porque hay muchos factores a tener en cuenta, como los tipos de disco duro (SSD, HDD y almacenamiento flash), los tipos de conexión, la cantidad de hardware, la latencia de rotación y si se necesita la tarjeta Raid. Para obtener más información sobre la elección de los tipos de discos duros de servidores, consulta HDD vs SSD de servidores. También existe un tercer tipo de disco duro: los discos duros híbridos o SSHD ideales para aquellos que busquen rendimiento a un coste reducido.

 

Conclusión

La compra de un servidor de red adecuado para tu negocio requiere un cierto nivel de investigación para poder elegir entre la amplia oferta del mercado, asegurate de que los servidores satisfacen tus necesidades y de que el proveedor que elijas ofrece un servicio de gran calidad que potencie el crecimiento de tu negocio a largo plazo y te ayude a sacar el máximo partido.

 

Artículos Relacionados

Servidor Físico vs. Servidor Virtual: ¿Cómo elegir?

NAS vs servidor: ¿cuáles son las diferencias?

Componentes claves de los servidores: qué debes saber

1

También podría interesarte