https://img-en.fs.com/community/uploads/post/201910/25/manjpg.jpg

¿Cómo construir una red metropolitana de 100G?

108
https://img-en.fs.com/community/uploads/author/202003/25/1-6-3.jpg

Irving

Traductor Don Juan
25 de octubre de 2019
2020-09-26 02:52:58
172

Es bien sabido que casi todas las redes de metro se basan en la arquitectura WDM. Sin embargo, los sistemas WDM que operan a 10Gbps y 40Gbps por fibra se están saturando, debido a que el volumen de tráfico de datos aumenta rápidamente. Con el fin de resolver esto, se introduce el sistema WDM con 100Gbps por fibra para expandir la capacidad de las redes de transporte óptico metropolitanas. Es por eso que la red metropolitana de 100G se encuentra en pleno auge.

Fundamentos y ventajas de la red metropolitana de 100G

En las redes metropolitanas tradicionales de 10G y 40G, los operadores eligen la tecnología de filtros pasivos y fijos o la tecnología ROADM para desplegar la red óptica. La red metropolitana de filtro fijo proporciona una conectividad sencilla y de bajo costo de punto a punto, aunque carece de flexibilidad y escalabilidad. Por su lado, la red metropolitana basada en ROADM proporciona una conectividad de fácil manejo y flexible para cualquier tipo de conexión, pero a un precio de instalación muy elevado.

A diferencia de las redes metropolitanas de 10G y 40G, la red metropolitana de 100G emplea principalmente la nueva tecnología óptica de paquetes coherentes que proporciona flexibilidad y escalabilidad de la misma manera que la red ROADM, aunque sin los costosos switches selectivos de longitud de onda (WSS) y sin filtros ópticos. Gracias a esta tecnología coherente, las longitudes de onda de la red metropolitana de 100G pueden ir de un sitio a otro, a cualquier anchura espectral y centradas en cualquier frecuencia, convirtiendo la red en un sistema flexible y a la vez preparado para el futuro. Asimismo, la tecnología de detección directa surge como otra solución para la interconexión de centros de datos (DCI) de acceso metropolitano, en particular en las conexiones DCI con tramos inferiores a 80 km.

A continuación, encontrarás las principales ventajas de la red metropolitana de 100G mediante la tecnología coherente de paquetes ópticos:

Mayor capacidad: la red metropolitana de 100G suministra 100Gbps por fibra, permitiéndole a los operadores de la red responder a los requerimientos de mayor ancho de banda;

Rentabilidad: la tecnología coherente en la red metropolitana de 100G puede ayudar a reducir continuamente el costo por bit a través de innovaciones tecnológicas avanzadas;

Alta competitividad: la red metropolitana de 100G contribuye a aumentar la competitividad de la red, al hacer mucho más con el mínimo requerido y al agilizar las operaciones.

¿Cómo construir una red metropolitana de 100G?

Una red metropolitana de transporte normalmente se divide en tres subcapas: capa nacional o central, capa regional y capa de agregación. Las dos últimas, proporcionan la función de transporte dentro de diferentes tecnologías - IP RAN y PTN para redes móviles, y el enrutamiento/conmutación de paquetes IP para el acceso a la banda ancha fija.

100G metro network architecture.jpg

Imagen 1: Subcapas de la red metropolitana de transporte de 100G

Principales dispositivos utilizados en la red metropolitana de 100G

Al igual que las redes metropolitanas de 10G y 40G, la red de 100G, se inicia con el uso de transceptores DWDM de 100G y Mux Demux de multiplexación por división de longitudes de onda densa (DWDM) en las capas centrales y regionales mencionadas. Por otra parte, también se necesitan amplificadores ópticos y módulos de compensación de la dispersión para algunas aplicaciones. En la siguiente imagen se ilustran los fundamentos de un nodo en las capas central y regional de la red metropolitana de 100G:

100G metro network components.jpg

Imagen 2: Composición básica de un nudo en las capas centrales y regionales de una red metropolitana de 100G

Actualmente, el transceptor coherente CFP de 100G DWDM es el principal transceptor utilizado en las redes de metro de 100G. Este utiliza cuatro láseres que se pueden sintonizar en la red DWDM, de tal manera que el enlace obtenido alcanza los 4 x 25 Gb/s con cada 25 Gb/s, recorriendo una fibra dúplex monomodo separada.

La tecnología DWDM Mux Demux proporciona una plataforma para añadir canales de distribución prácticamente ilimitados a los canales existentes de 10G y 40G junto con las actualizaciones de 100G, permitiendo a la larga actualizar todos los canales a 100G.

Un amplificador óptico es utilizado para superar la pérdida adicional causada por la atenuación de la fibra, la división de la potencia óptica y otros factores. El módulo de compensación de la dispersión es ampliamente utilizado para superar el obstáculo de la interferencia entre símbolos (ISI).

Conclusión

La implementación de la red óptica metropolitana de 100G, impulsada por el creciente interés en los servicios de nube, el mejoramiento de la seguridad mediante la reproducción de datos y el creciente consumo de medios de comunicación, se hace cada vez más imprescindible y su despliegue es sólo cuestión de tiempo.